La UDIMA reconoce a sus alumnos, nuevos doctores e investigadores en la Festividad de Santo Tomás de Aquino

Sección:

(Por Alberto Orellana)

La Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA), bajo la dirección de su rectora, Concha Burgos, y en el marco del Plan de Acción de la Fundación Hergar , celebró este viernes el Solemne Acto Académico por la Festividad de Santo Tomás de Aquino para reconocer, entre otros, a los alumnos ganadores del Premio Extraordinario por los mejores expedientes académicos. El evento, que tuvo lugar en las instalaciones del campus de la universidad, en Collado Villalba, también reconoció a los investigadores y nuevos doctores de la institución, y el papel esencial que cumplen las empresas para que su labor formativa sea exitosa.

Eugenio Lanzadera, secretario general de la UDIMA, quiso poner en valor a los estudiantes que no obtuvieron el premio y, “quizás no tan brillantes, pero que con el mismo o mayor sacrificio han obtenido una titulación universitaria”. “De estos estudiantes también estamos orgullosos”, concedió. En representación de todos ellos, premiados y no premiados, la alumna Paula María de la Fuente hizo una breve exposición sobre el éxito cosechado “con una mezcla de capacidad, recursos y suerte”. Y también gracias a la “dedicación incansable de los profesores, que nos han guiado a través de esta etapa”, apuntó.

La estudiante del Máster Universitario en Mercado del Arte de la UDIMA aprovechó su intervención para reivindicar una mayor presencia de la cultura en nuestra educación. Para De la Fuente la cultura es la “expresión de nuestra creatividad innata como seres humanos, fomentando el pensamiento crítico y vertebrando nuestra vida en sociedad”. “Cumple un papel fundamental como agente de cambio de la sociedad y como dinamizador de la economía” defendió la alumna. Según expresó, “sin cultura, sin tradiciones, sin orígenes… nos veríamos abocados a construir el futuro a ciegas”.

Todo el desarrollo formativo del Grupo Educativo CEF.- UDIMA viene precedido de una finalidad: “Formar para el empleo, al tiempo que se ayuda a los alumnos “a conseguir sus metas”. Con estas palabras quiso empezar el presidente de honor, Roque de las Heras, su agradecimiento a las empresas con las que ha colaborado la universidad. Desde su origen, la institución educativa ha trabajado para “conseguir la integración de los alumnos en el mundo del trabajo. Formando profesionales que “estén a la altura de las necesidades exigidas por las empresas y la Administración”, resumió.

Por este motivo, prosiguió, “queremos agradecer a las empresas que hacen realidad cada año nuestra razón de ser: proporcionar empleo, consolidarlo o mejorar el de aquellas personas que confían cada año en nuestra formación”. Siete empresas (Auxadi, Ernst&Young, Grant Thornton, Garrigues,KPMG, PwC y Randstad) que valoraron la “facilidad” para depositar la confianza en la UDIMA, debido al “gran talento” que sale de ella. “Contamos con UDIMA para proveer del talento que las empresas necesitan”, comentó otra de ellas, "y ayudarnos al crecimiento de la sociedad".

Durante el acto, Lanzadera procedió también a nombrar a los nuevos doctores, que en el curso académico pasado leyeron su tesis en la UDIMA, obteniendo así oficialmente el título de doctor. Seis nuevos investigadores en total, entre los que se encontraba Paula María Carazo Alcántara, profesora del Grupo Educativo CEF.- UDIMA, con su tesis ‘Las Acciones de Reintegración; Especial Referencia a la Reintegración en los Negocios Bancarios’.

Por su parte, Álvaro de Diego impartió en esta edición la habitual lección magistral sobre un tema de actualidad. El director del programa de doctorado de la UDIMA, compartió una reflexión sobre la “discreta celebración” de los 40 años de la Constitución Española. Y con ello sobre cómo actuar ante la “crispación política” y con aquellas voces que tienen una visión negativa de la carta magna y la Transición que la posibilitó. La conquista de las libertades “implica euforia”, mientras que disfrutarlas y acostumbrarse a ellas provoca en ocasiones “aburrimiento”, reflexionó. Por ello, puede entenderse el desencanto actual, “pero no el repudio del proceso que llevó a la democracia”, argumentó.

Lo que se logró en la Transición fue, como pidió uno de los ponentes de la ley para la reforma política, rebajar el “concepto de enemigo irreconciliable al más civilizado concepto de adversario político pacífico; con una visión del futuro tan digna, por lo menos, como la nuestra”, relató. La Transición fue, “según uno de sus protagonistas, ‘de lo más importante que hemos hecho políticamente los españoles desde la Cortes de Cádiz’”, comentó. Por ello “renunciar a la Constitución sería como arrojarnos al precipicio, abjurar de la democracia más avanzada que hemos tenido”, subrayó De Diego.

El vicerrector de investigación, David Lizcano, se encargó de reconocer a los miembros del claustro que recibieron un Sexenio de Investigación en la pasada convocatoria. Los sexenios son “quizás el mérito más difícil de alcanzar en la carrera investigadora en España”, valoró Lizcano, pues no evalúan sólo el éxito en un área concreta, sino también “la constancia”. Se trata de “repetir una fórmula de éxito una y mil veces durante varios años” -seis-. Este curso las cifras “han sido muy positivas”, pues UDIMA ha logrado “pleno” con sus 12 sexenios de investigación.

Y a los investigadores se dirigió especialmente la doctora y presidenta de la Universidad UDIMA, Arancha de las Heras, en sus palabras de cierre del acto. Les encomendó a “ser generosos con la sociedad” al compartir sus conclusiones en uno de los caminos, la investigación, “menos agradecidos”. Una tarea “con muchas horas en solitario y con sólo unos pocos que alcanzan la fama de ver publicados sus artículos”, concedió. Al igual que a los profesores, a los que animó a ser perseverantes “para alcanzar los más altos galardones”. Y a las empresas, para que sigan confiando en la Universidad UDIMA y poder cubrir con ello las plazas vacantes demandadas.